Actualidad

La odisea en la contratación pública

Juan Manuel Salazar Toro, Ex presidente de la SCIA (Sociedad Caldense de Ingenieros y Arquitectos) habla acerca de la contratación de obras públicas para la revista de la Sociedad Colombiana de Ingenieros. Un tema de actualidad que busca combatir la corrupción.

¿Su proyecto necesita proveedores, profesionales, maquinaria y más?, aquí encontrará todo lo que necesita.                                                                                                                                                                                 

El Estado  Colombiano, a través del mecanismo de Contratación Pública es el mayor generador de trabajo en nuestro país.

Este componente se rige por medio del ESTATUTO GENERAL  DE  CONTRATACION DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA.

El estatuto ha sido reglamentado en los últimos  tiempos por el decreto 222 de 1983, la ley 80 de 1993, ley 1150 de 2007, ley 1474 de 2011 (Ley Anticorrupción) y diversos decretos reglamentarios, el último el 1082 de 2015.

Daremos un vistazo en este escrito a lo que viene ocurriendo en la actualidad con la aplicación de estas normas.

Oportunidades en Construyored.com: ENTORNO COLECTIVO SAS Somos una empresa de arquitectura dedicada al diseño arquitectónico y la remodelación imobiliaria..

LEGISLACIÓN VIGENTE

La contratación estatal se rige actualmente por la ley 80 de 1993, ley 1150 de 2007, ley 1474 de 2011 y decreto 1082 de 2015.

En un principio la ley 80 de 1993, en su esencia, era la más equilibrada y justa para las partes actuantes en un contrato de obra pública. Sin embargo, la manosearon tanto, le cambiaron cosas fundamentales que la dejaron como un retazo de ley, prácticamente sin aplicaciones efectivas.

La ley 1150 de 2007, realizó cambios a la ley anterior, pero sin la relevancia y contundencia esperada.

La ley 1474 de 2011, se propuso para dar ejemplo de condena a quienes en el momento fungían como un pulpo de corrupción a las arcas del Estado. Pese a esto, en lo que se refiere  a la contratación pública fue todo un desastre, pues resultó fustigando a quienes laboran con honestidad y pulcritud. 

El Estado buscó castigar ciertos actores corruptos. Su mecanismo de acción fue legislar de forma que, legalmente, se detuviera y condenara el actuar de estos individuos. Fue por esto, que se aprobaron artículos que redujeron los montos de anticipos que todos los contratistas requieren para realizar sus obras, del mismo modo, se limitó el actuar de empresas constructoras e interventoras, al prohibir realizar contrataciones e Interventorías al tiempo con una misma entidad, sin importar que una obra no tenga nada que ver con otra.

El resultado de esta legislación, fue un fuerte golpe a pequeñas y medianas empresas del sector, que requieren de anticipos para realizar su labor de manera adecuada, además recibieron un doble castigo al ser cohibidas para proponer sus servicios de consultoría y contratación paralelamente.

Múltiples empresas y empresarios independientes del sector, se han visto en dificultades para subsistir, laborando de la manera en que el Estado ha decidido modificar las reglas de juego. 

De esta experiencia, resultan dos claras conclusiones, la primera, es que los legisladores carecen de fundamentos y quizás de conocimiento sobre la contratación pública, sus actores y la importancia de la pequeña y mediana empresa en el sector y en el desarrollo social colombiano. La segunda, que cuando se crean leyes con finalidades específicas, quedan mal hechas, por inequitativas. 

El decreto 1082 de 2015, ha reglamentado la inscripción de proponentes en la cámara de comercio y otras más.

Pero ninguna de las anteriormente mencionadas ha tenido la contundencia para que la contratación pública sea lo que queremos todos: un mecanismo claro, transparente y definitivo donde todos los interesados puedan participar en igualdad de condiciones, sin trampas ni favoritismos.

Actualmente, cursan en el Senado de la República dos proyectos de ley para reformar las leyes descritas, uno presentado por la Agencia para La contratación Pública, donde se derogan la ley 80 de 1993 y la 1150 de 2007, algunos artículos de la ley 1474 de 2011; el proyecto de ley deja mucho que desear, quedan muchos vacíos, desfavorece  al contratista frente al Estado y lo deja indefenso ante cualquier escenario donde se tengan que dirimir conflictos, incluye las solicitudes exigidas por la OCDE a la Nación, y termina favoreciendo a los extranjeros que quieran venir a invertir a Colombia, desplazando a la ingeniería colombiana.

El otro proyecto de ley, presentado por el Ministerio de Transporte, modifica algunos artículos de la ley 80 de 1993, ley 1150 de 2007 y 1474 de 2011. Tiene conceptos desfavorables para la mecánica de la contratación, como pedir que la propuesta económica se incluya en un sobre aparte, con el consabido peligro de la manipulación y difícil custodia del mismo.

Otro requisito considerado erróneo,  es que en los concursos de méritos se hagan exigencias de experiencia específica (muy específica) y del equipo humano a participar.

Se presta, ni más ni menos, para la odiosa manipulación de los concursos, confeccionando los pliegos “sastre” tan mencionados actualmente, donde se presenta usualmente un solo oferente.

Oportunidades en Construyored.com: Servicio de dibujos en AutoCad ubicado en Medellín. 

PROBLEMÁTICA DE LA CONTRATACIÓN

Quienes desean hoy en día iniciarse o continuar en el oficio de la contratación con el Estado colombiano, tienen que llenar una serie de requisitos y obligaciones bien complicadas de cumplir. 

Requisitos jurídicos, indicadores financieros y de capacidad organizacional, se suman a los de carácter técnico, experiencia, antigüedad, entre otros. 

Estos severos requisitos hacen demasiado pesado cumplir con lo necesario para presentarse a distintos procesos; además si a esto le agregamos que injustamente se ha venido aplicando la ley 361 de 1997 de otorgar puntajes adicionales a quien tenga cierto porcentaje de discapacitados del total de empleados en la empresa, esto va en detrimento de las Mipymes sobre todo en consultoría, porque se convierte en una carga laboral injustificada.

La falta de anticipo en los contratos, del que hablamos anteriormente, es otra “piedra en el zapato”. Recordemos que un contratista de obra pública es un administrador de recursos del Estado, no es un financiador de la Nación, este modelo es el ejecutado mediante Concesiones y Asociaciones Público Privadas.

Hay muchos más inconvenientes que sería muy extenso relatar en este escrito y lo dejaremos para otro momento, no sin antes advertir que si el Gobierno Nacional no toma cartas en el asunto, La Micro, la Pequeña y Mediana Empresa están destinadas inexorablemente a desaparecer del escenario de la contratación pública, y a conformarse con ser subcontratistas o empleados de los grandes conglomerados y monopolios Nacionales y Extranjeros. No soy apocalíptico es la triste y verdadera realidad.

Oportunidades en Construyored.com: Fabricación y venta de Andamios de Alta Calidad.

PANOMARA  ACTUAL

No puede ser peor y más triste la situación actual de la contratación pública, no solo de obra pública sino de suministros y proveedores.

La manipulación descarada de las leyes, a través ya no de carteles de la contratación, sino de verdaderas mafias de la contratación, que recorren el país ofreciendo su sucio negocio, con la aceptación en  alcaldías, Gobernaciones, Institutos descentralizados y demás, quedándose con una gran tajada del presupuesto Nacional.

Los organismos de control son absolutamente ineficientes e ineficaces, ni Procuraduría, Contraloría, Fiscalía hacen la tarea de evitar los robos y desmanes con los dineros públicos, cuando llegan si es que llegan, el delito está consumado, las sumas de dinero desaparecidas, se encuentran con deficiencia en la calidad del producto entregado, sobrecostos en las obras y los corruptos campantes con los bolsillos llenos y sin quién los meta en cintura.

La otrora Oficina anticorrupción con el flamante “Zar” al frente, (ya cambió de nombre) pero ni se sabe dónde queda, son elementos decorativos, para envolatar a los incautos. 

Hay que trabajar intensamente por la promulgación de los PLIEGOS ÚNICOS de contratación tanto en contratación como en consultoría.

Hay que elevar una solicitud con toda energía al Gobierno Central, para que a las agremiaciones de profesionales como la SCI y sus regionales por ejemplo, con la promulgación de una ley o Decreto Reglamentario, se les dote de verdaderas herramientas de intervención y censura, que sirvan para vetar un proceso por no cumplir con la legislación vigente o por estar direccionados con requisitos exorbitantes; no tendremos un mecanismo efectivo de control.

Estas agremiaciones con cartas y oficios de buena voluntad no hacen la menor mella a esta desbocada corrupción, porque tienen “boca pero no dientes” y ante la desfachatez con la que se manejan hoy las cosas, será infructuoso cualquier trabajo gremial.

Hay que abogar y trabajar sin descanso por la verdadera consolidación de nuestras agremiaciones como punto de referencia de pulcritud, transparencia y honestidad en el ejercicio de la profesión”.

Haga parte de la herramienta más visitada por miembros del sector de la construcción 

Lo invitamos a registrarse: REGISTRARME EN CONSTRUYORED.COM 

 Encuentrenos en facebook como :

CONSTRUYO RED SOCIAL

TWITTER: @construyored 

INSTAGRAM: @construyored.com

 

 

 

 

Califica este artículo
Calificación /5 basado en 0 votos.

Comenta este artículo

No hay comentarios.

Se el primero en dejar una opinión.

También te puede interesar

Empresas verificadas por Construyored

Empresas verificadas por Construyored

Ver todas las empresas
Construyored Publique aquí Publique